Nuestra misión, visión y valores
Los cinco resultados esenciales
Las diez dimensiones de la educación consciente

Nuestra misión, visión y valores

La misión de la escuela consciente Terra es EDUCAR –en el verdadero sentido del término– a las nuevas generaciones. Así de simple y así de revolucionario, pues hasta ahora la auténtica educación es un fenómeno que todavía no ha sucedido nunca. Lo que los colegios industriales han venido haciendo es condicionar, adoctrinar, programar y civilizar. Y lo que los nuevos movimientos pedagógicos están intentando hacer es reformar el sistema industrial. Nosotros empezamos de cero. Construimos de cero.

La visión de la escuela consciente Terra es ser un ejemplo y un faro del nuevo paradigma educativo en el mundo, inspirando esta forma esencial, natural y orgánica de educar entre los niños, los padres y los docentes de la actual generación y las que vendrán.

Los valores de la escuela consciente Terra representan la brújula interior desde la que tomamos decisiones para ser fieles e íntegros a nuestra misión y visión. A su vez, estos valores determinan cómo hacemos las cosas dentro y fuera de la escuela, estableciendo el modo en el que nos relacionamos con los alumnos, los padres, los profesores y el resto de colaboradores.

A través de estos valores también creamos una determinada cultura educativa, que inspira la manera de ser y de hacer de nuestros docentes en clase. A su vez, guían el modo en el que nos relacionamos con la sociedad y el mundo, dando el mejor servicio posible a nuestros clientes y demás usuarios.

Humanidad

Somos una escuela de personas pacíficas, empáticas, amables, auténticas y asertivas, tratamos a los demás con respeto, trabajamos en equipo y estamos verdaderamente comprometidas con el bien común del colegio.

Confianza

Somos una escuela de personas honestas, confiables, responsables y autosuficientes, tenemos una actitud positiva y constructiva y estamos verdaderamente comprometidas con los objetivos del colegio.

Desarrollo personal

Somos una escuela de personas maduras, asumimos y aprendemos de los errores, aceptamos y crecemos con las críticas constructivas y estamos verdaderamente comprometidas con nuestro crecimiento personal.

Entusiasmo

Somos una escuela de personas equilibradas y estables, cuidamos de nuestro bienestar emocional, irradiamos pasión y entusiasmo y estamos verdaderamente comprometidas con disfrutar de nuestra vocación.

Eficiencia

Somos una escuela de personas proactivas, tenemos iniciativa, nos adelantamos a las situaciones, resolvemos problemas empleando nuestra inteligencia y estamos verdaderamente comprometidas con la eficiencia.

Calidad

Somos una escuela de personas perfeccionistas, minuciosas y detallistas, ponemos mucha atención y cariño en todo lo que hacemos y estamos verdaderamente comprometidas con la integridad, la calidad y la excelencia.

Innovación

Somos una escuela de personas de corazón valiente y mente abierta, somos pioneras, creativas, visionarias y estamos verdaderamente comprometidas con el aprendizaje, el cambio y la innovación permanentes.

Los cinco resultados esenciales

Siguiendo la misión, la visión y los valores de la escuela consciente Terra, pretendemos que la educación consciente que reciben los niños les sirva para cosechar 5 resultados esenciales:

Que se guíen por sus propios valores.

Que sean auténticos, respetuosos y valientes.

Que se valoren a sí mismos.

Que sean felices, pacíficos y amorosos.

Que sepan valerse por sí mismos.

Que sean responsables, libres y autosuficientes.

Que aporten valor a la sociedad.

Que sean íntegros, líderes y estén comprometidos con el bien común.

Que tengan el valor de hacer de su vida
una obra de arte.

Que sean conscientes, sabios y formen parte del nuevo paradigma.

Las diez dimensiones de la educación consciente

La escuela consciente Terra concibe la “educación” como el proceso pedagógico natural que posibilita el desarrollo orgánico de la inteligencia y creatividad innatas de cada niño. Con la intención de liberar todo el potencial que reside en cada semilla humana, nuestro programa pedagógico está compuesto de diez pilares, los cuales tienen en cuenta todas las dimensiones del ser humano, así como de los principales ámbitos en los que se desarrolla su existencia. Se trata de diez tipos de educación que consideramos fundamentales para que los alumnos aprendan a co-crear una vida plena y con sentido en estos momentos de la historia.

Las primeras tres dimensiones (corporal, emocional y espiritual) son hacia adentro; ponen su mirada y atención en el interior del alumno. Es decir, se centran en el autoconocimiento y el desarrollo espiritual, de manera que los niños aprendan a relacionarse consigo mismos (cuerpo, mente y espíritu) así como con los demás y con la vida.

Las otras siete dimensiones (artística, comunicativa, social, emprendedora, financiera, tecnológica y ecológica) son hacia afuera; ponen su atención en el bien común de la sociedad. Es decir, se centran en el desarrollo vocacional y profesional, de manera que los niños aprendan a relacionarse el mercado laboral y el sistema económico, independientemente de cómo estos sean. A su vez, también tiene en cuenta la relación con el planeta del que todos formamos parte, siendo fundamental que los alumnos tengan en cuenta la huella ecológica que su existencia tiene sobre el medioambiente.

Así, la educación consciente da como resultado la «actitud consciente». Es decir, una determinada mentalidad frente a la vida que les permita resolver por sí mismos sus propios problemas y conflictos existenciales relacionados con estas diez áreas de su existencia. A su vez, cultivarán todo el potencial inherente a estas diez dimensiones, de manera que puedan disfrutarlas plenamente.

  • Actitud consciente

    El desarrollo de estas 10 dimensiones da como resultado el cultivo de la actitud consciente, que es la que permite que el alumno adquiera una mentalidad frente a la vida que le permita afrontar con éxito estas 10 áreas de su existencia.
  • Dimensión ecológica

    El desarrollo de la dimensión ecológica fomenta en el alumno el amor y el respeto por la naturaleza –y por todos los seres vivos que forman parte de ella– mediante la observación y el cuidado directo del medio natural, de manera que su existencia deje la menor huella ecológica posible.
  • Dimensión tecnológica

    El desarrollo de la dimensión tecnológica posibilita que el alumno sepa adaptarse y prosperar en la emergente era digital (redes sociales, móviles inteligentes, realidad virtual, robótica, inteligencia artificial, blockchain…), empleando con madurez las diferentes herramientas tecnológicas disponibles.
  • Dimensión financiera

    El desarrollo de la dimensión financiera facilita que el alumno sepa gestionar e invertir el dinero con consciencia e inteligencia, obteniendo ingresos económicos como resultado de generar riqueza para la sociedad sin necesidad de intermediarios, pudiendo así conquistar su libertad financiera.
  • Dimensión emprendedora

    El desarrollo de la dimensión emprendedora fomenta que el alumno sepa relacionarse con el mercado laboral de forma responsable y proactiva, teniendo la valentía y la iniciativa necesarias para liderar un proyecto profesional útil, que aporte mucho valor y que esté orientado al bien común.
  • Dimensión social

    El desarrollo de la dimensión social promueve que el alumno cuente con un espíritu colaborativo, cívico y cooperativo, de manera que sepa cómo relacionarse con su entorno familiar y social por medio de valores y principios éticos.
  • Dimensión comunicativa

    El desarrollo de la dimensión comunicativa posibilita que el alumno exprese sus ideas en diferentes idiomas y por medio de distintos canales (oral, escrito, online…), desarrollando su marca personal de forma íntegra y auténtica, de manera que sepa relacionarse con autenticidad, respeto y asertividad.
  • Dimensión artística

    El desarrollo de la dimensión artística permite que el alumno explore y practique diferentes artes, de manera que desarrolle su imaginación, creatividad y autoestima –aprendiendo a creer en sí mismo– y descubra sus intereses, dones, pasiones y talentos innatos.
  • Dimensión corporal

    El desarrollo de la dimensión corporal posibilita que el alumno aprenda a escuchar y atender las necesidades de su cuerpo (alimentación, ejercicio físico, descanso y sexualidad) de manera que goce de un estado óptimo de salud, energía y vitalidad, sabiendo cómo intimar y conectar con otros seres humanos.
  • Dimensión emocional

    El desarrollo de la dimensión emocional fomenta que el alumno conozca, gestione y regule sus propias emociones, aprendiendo a mantener un dialogo interno amoroso y a relacionarse con sus circunstancias externas de forma pacífica.
  • Dimensión espiritual

    El desarrollo de la dimensión espiritual inspira a que el alumno reconecte con su verdadera esencia, aprenda a ser feliz por sí mismo, goce de libertad de pensamiento y descubra su auténtico propósito de vida, de manera que sepa disfrutar de una vida plena y con sentido.